Búsqueda personalizada

TRADUCTOR

jueves, 14 de octubre de 2010

Adiviando el clima

«La ciencia no puede saber hoy qué pasará con el clima».
Evangelina Oriol, jefa de misión de satélites de la Agencia Espacial Europea.

Por Antonio Astorga.


Atalaya privilegiada la de los satélites para auscultar la Tierra.
-Sí,pero hay que aclarar de qué tipo de satélites estamos hablando. No de los de tipo astrofísico, que miran hacia el espacio, sino de los que miran hacia abajo. Y esos se dividen en los de teledetección, que están a unos 700 u 800 kilómetros de altitud, y los meteorológicos, que vuelan a 36.000 kilómetros, como el famoso Meteosat. El primer Meteosat se lanzó en 1977 y ahora estamos en el número nueve.
-P or eso ya casi nadie se acuerda de las predicciones del mítico barco K, allá por las Azores...
-El barco K, el pobre, hacía lo que podía en medio del Atlántico, con sus observaciones. La importancia de los satélites es que vuelan continuamente y van tomando datos sin necesidad de tener a alguien, como ocurría antes, en un observatorio en una montaña o en el mar. El dato de un satélite es por definición un dato global, y esa es la ventaja.
-¿Cuántos hay?
-Ya son cientos los satélites civiles...
-¿Qué se hace cuando estos ingenios dejan de funcionar y pasan a ser basura cósmica?
-Cada agencia espacial es responsable de los satélites que ha lanzado y de ponerlos fuera de órbita cuando ya no sirven. Esto a veces viene a incrementar lo que llamamos basura espacial, pero a nivel internacional está controlada. Lo importante es evitar colisiones, por lo que se van siguiendo sus órbitas, y si existe ese riesgo se toman medidas.
-¿Y si finalmente chocaran?
-Peligro al nivel de la tierra apenas hay. Lo más normal es que haya desintegración por el contacto con la atmósfera y que no supongan una amenaza.
-Lo que sí están detectando sus satélites es una inquietante subida del nivel de los océanos.
-Con satélites de teledetección se está constatando una cierta tendencia a un aumento global de la altura del nivel del mar y que ese incremento se debe a dos cosas distintas: una, el deshielo, del que todo el mundo habla, y otra, a que está aumentando la temperatura del agua y entonces se dilata. Y también se ha comprobado que no todas las zonas están afectadas del mismo modo.
-Precisamente usted ha comentado que los habitantes de las Maldivas ya se están buscando otros terrenitos.
-En realidad hice ese comentario porque leí en los periódicos que las autoridades de las Maldivas estaban considerando comprar tierra en otros sitios por si esas islas quedan inundadas. ¡Otra cosa es que haya certeza científica de que va a ser así!
-A ver si los apartamentos en primera línea de playa pasan a ser una pésima inversión...
-Ja ja ja. Yo tengo uno y a veces lo pienso. No, ya hablando en serio, constatamos un aumento, pero no podemos extrapolarlo a ese tipo de conclusiones. Lo importante es que la gente sepa que los modelos que se usan para hacer predicciones en este caso concreto son mucho menos fiables (porque están menos afinados) que los meteorológicos. El estudio del océano es muy complicado.
- Entonces no estamos en condiciones de augurar ni prever catástrofes de ese tipo.
-De tener unos datos a hacer con ellos una extrapolación a lo que sucederá en el futuro hay un trecho muy grande. Y ese trecho no depende de las agencias espaciales, sino de otros científicos cuya especialidad es la de producir modelos, pero hay unas variables por las que cada uno saca una cosa distinta. Y yo, como perteneciente a una agencia espacial, no puedo decir quién tiene razón y quién no.
-Luego cabe poner en duda el cambio climático.
-Es una tontería llamarlo cambio climático porque siempre lo ha habido desde que la Tierra es la Tierra. Lo llaman así por abreviar, porque de lo que se está hablando es del posible impacto de la actividad humana en un ciclo normal. Hay efectos naturales que pueden influir tanto o más que la acción del hombre. Una erupción volcánica, por ejemplo.
-¿Es España comparsa o protagonista espacial?
-España ha colaborado desde el principio en la Agencia Espacial Europea. Y ahora está preparando dos nuevos satélites, el Ingenio y el Paz. Nuestro país está en vanguardia en la medida en que forma parte de la ESA, que no tiene nada que envidiar a otras agencias del mundo.

Fuente: www.abc.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada