Búsqueda personalizada

TRADUCTOR

jueves, 24 de diciembre de 2009

EL TOQUE CUANTICO


Quantum Touch: El toque cuántico     
El Dr. Norman Shealy, presidente fundador de la American Holistic Medical Association (Asociación médica holística americana) dice de Quantum Touch tras aplicarlo con éxito en sus pacientes más difíciles que es “la primera técnica que realmente permite a cualquiera convertirse en sanador”.

Técnica básica
   
Simplemente ponemos las dos manos suavemente sobre la zona del cuerpo donde esté el dolor / molestia / herida que queramos tratar mientras nos mantenemos atentos a estos tres factores simultáneos imprescindibles:
   
1.     Sentir la “energía” subiendo desde debajo de los pies, por todo el cuerpo, hasta por encima de la cabeza y luego bajando por los brazos hasta las manos. Esto no es nada esotérico ni imaginario, se trata de buscar sensaciones físicas, táctiles. Para hacerte con la sensación puedes hacer ese recorrido primero con las manos tocándote el cuerpo hasta que consigas reproducir esa sensación sólo con la intención.

2.    Respiración, quizá la parte más importante. Es fundamentalmente abdominal pero puedes extender la inspiración también hasta el pecho de forma natural, siempre que no cause tensión, en un patrón de respiración 4/4 (cuentas 4 inspirando y 4 espirando). Cuando subes la energía inspiras, cuando echas la energía por los brazos/manos espiras. La respiración ha de ser fuerte, algo sonora. Cuanto más aire movemos más energía hacemos circular, más altos vibratoriamente estamos y nos mantenemos protegidos de gastar nuestra propia energía o vernos afectados por la del otro.

3.    Relajarse. Las manos han de estar muy relajadas, al igual que codos, hombros y en general resto del cuerpo, en la inspiración y sobre todo en la espiración.
   
Técnicas complementarias
   
Sentir la energía subiendo y luego bajando por los brazos en espiral, en vez de en línea recta, como si estuviéramos dentro de un tornado.
   
Espirar de manera incremental, echando el aire con más fuerza al final de la espiración que al principio, y sintiendo que nuestras manos se vuelven incandescentes al echar el aire, como si fueran ascuas que se encienden al soplar.

Imaginar/Sentir la energía dentro del receptor, si nos es posible.

Respiración de fuego. Cada cierto tiempo o cuando queramos subir más nuestro nivel vibratorio, hacemos una inspiración, y luego 6 ó 7 inspiraciones/ espiraciones todo lo rápidas que podamos y a la vez moviendo todo el aire que podamos, y luego ya seguimos con la respiración normal. Tener cuidado de hacerlo sólo brevemente y espaciadamente en el tiempo porque enseguida entres en hiperventilació n y te puedes marear.
   
Cualquier otra cosa que nos haga sentir sensaciones de “energía” en el cuerpo, como visualizar, entonar sonidos, sonreír, sentir amor/gratitud, etc.

Apunte personal: si estas sufriendo una crisis asmática, bronquial, de hiperventilació n o similar, haz la respiración muy suave, inspira muy suavemente sólo con la barriga y espira alargando la espiración todo lo que puedas hasta que la respiración se vaya normalizando. Esta forma de respirar está fundamentada en el método Buteyko, que por sí solo ha sido contrastado científicamente como un eficaz método de tratar asma y alergias.

Observaciones

La técnica no requiere intuición. Todo va de sentir sensaciones físicas, al inspirar tratar de sentir cosquilleo o vibración cargando el cuerpo y al espirar centrarnos en las manos y en las sensaciones (físicas) que allí se produzcan.

El sanador es el que recibe la energía. La misión del que pone las manos es simplemente crear un campo de alta frecuencia vibratoria para facilitar, por resonancia, que el cuerpo del que recibe aumente más fácilmente su vibración hasta la que nosotros creamos.
   
El que pone las manos lo hace normalmente donde el que recibe el tratamiento dice que le molesta, cuanto más próximamente al dolor / herida / molestia / órgano afectado, mejor. Es normal que a medida que se reduce el dolor en un lugar, llame la atención una molestia en otro lado del cuerpo, desvelando las cadenas de ajustes que existen en el cuerpo.
   
Como cualquier técnica energética, también se puede aplicar sobre uno mismo, aunque suele ser más efectivo si la aplica otra persona, y mucho más efectivo si son dos o más las personas que lo aplican.
   
¿Qué diferencia a esto de otras técnicas de canalización?

La más impactante es que mueve huesos. Tanto su creador como sus alumnos han logrado casos extraordinarios de normalización de escoliosis, rodillas arqueadas o incluso ajuste de huesos craneales, contrastado con radiografías.
   
Que no requiere maestros que te den iniciaciones ni utiliza símbolos especiales, como es el caso del Reiki, cosas que para algunas personas les pueden resultar incómodas.
   
Que no necesita intuición, todo es percepción física “ordinaria”, y las sensaciones de calor/cosquilleo/ etc. son claras. La guía de donde aplicar las manos la hace el receptor o donde sea evidente físicamente.

Aunque no hay aún estudios científicos formales, se ha comprobado que aumenta el nivel de oxigeno en la sangre en pacientes bajo anestesia, por ejemplo, que ajusta huesos craneales (comprobado con radiografía), que puede llegar a normalizar una escoliosis grave en cuestión de una hora de tratamiento (aunque no siempre), que es muy eficaz en todo tipo de dolores ya sean articulares, nerviosos u otro tipo, que normaliza las emociones y reduce el estrés, se han dado caso de reducción de tumores e infecciones, normalización de rodillas arqueadas, recuperación de recién nacidos afectados por madres drogadictas, etc., así como recuperación en animales o alteración del sabor de líquidos y de propiedades de materiales, como instrumentos musicales.

Incluso en tratamiento a distancia se ha comprobado que afecta notablemente al electroencefalogram a de la persona que está recibiendo el tratamiento.

   
Más información:   Libro "El Toque Cuántico", editorial Sirio.

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada