Búsqueda personalizada

TRADUCTOR

lunes, 19 de noviembre de 2012

Habilidades de conversación

Habilidades de conversación

A medida que el niño comienza a hablar y a sentirse más seguro de su lenguaje hablado, hay que observar cómo comienza y participa en una conver­sación. Si le haces una pregunta, ¿contesta? ¿hace más preguntas? ¿participa, por ejemplo, en una conversación familiar en la mesa? Si la respuesta es no, piensa en cómo incluirle en conversaciones familiares y animarle a que haga preguntas. Al principio puede ser que tengas que incluirle haciéndole preguntas y dejándole tiempo para que conteste. y usar comentarios como: ¡que interesante! ¿y qué más pasó? o ¡cuéntame más!... También puede ser que se necesite intercambiar rumos de conversación entre todos los participantes, lo que servirá al niño como modelo como el hecho de tomar tumos como el uso de frases. También puedes modelar y propiciar un lenguaje socialmente apropiado para el nivel del niño; por ejemplo, "necesito estar solo, por favor" en lugar de "vete" o empujarle. Muchos niños en edad preescolar usan comportamientos inapropiados porque no pueden decir lo que quieren o lo que les pasa. Aprende a escuchar El hecho de interesarte por las actividades que realiza tu hijo y escuchar lo que dice ayuda a que se lance a hablar y a compartir sus experiencias. Sin embargo, llegar a un lenguaje fluido y estar seguro de uno mismo en situa­ciones sociales no es fácil para niños con síndrome de Down. Este tema se tratará más adelante en el módulo de 5-11 años. Habla Ya de de la infancia es prioritario que se lleven a cabo actividades que ayuden a la producción de un habla clara. Muchos aspectos del desarrollo del niño tendrán más adelante una gran influencia en la habilidades de habla. incluyendo respiración, habilidades para comer y beber y control motor en general. Durante la infancia Es importante enseñarle buenos hábitos de alimentación, deglución, masticación, bebida y respiración desde los primeros meses de vida. La coordinación y el control del movimiento de los labios. lengua y respiración nece­sarios para la masticación y deglución desarrollan acciones similares que son necesarias para la producción clara de los sonidos del habla. Por consiguiente, es importante ir introduciendo alimentos que se tengan que masticar, aumentando la textura cada vez más hasta que pueda masticar cualquier tipo de comida. De la misma manera, ir introduciendo poco a poco el vaso hasta sustituir el biberón, por ejemplo primero con tetina, luego con pitorro y luego el vaso. Hay bebés que tienen dificultad en alguno de estos pasos y prefieren utilizar una pajita. Asegúrate de que tu bebé mantiene la lengua dentro de 1a boca cuando beba y que no la reposa sobre el borde del vaso. Anímale a que aprenda a beber con una pajita, a hacer burbujas y a silbar, para que consiga cerrar los labios en círculo. Algunos bebés son hipersensibles y no les gusta notar nada alrededor de la boca y necesitan ayuda para aprender a tolerar este tipo de sensaciones. Un logopeda puede ofrecer sugerencias. Si no se puede tener acceso a uno, masajea de una manera suave la cara del bebé con tus dedos, una toallita, o un cepillo suave durante unos minutos, varias veces al día. Anímale a que prue­be sabores y texturas diferentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada