Búsqueda personalizada

TRADUCTOR

lunes, 21 de junio de 2010

El concepto de aprendizaje observacional de Bandura

LA TEORÍA DEL APRENDIZAJE OBSERVACIONAL DE BANDURA

De acuerdo con la teoría del psicólogo Albert Bandura, gran parte del aprendizaje humano es un aprendizaje que se realiza a través de la observación del comportamiento de otra persona que actúa como modelo. Por ello, es llamado aprendizaje observacional, aunque también recibe el nombre de aprendizaje social.
En un experimento ya clásico realizado por Bandura, Ross y Ross (1963), se exhibió a niños pequeños una película en la que un adulto aparecía golpeando y pateando con total agresividad a un muñeco inflable. Luego, se permitió a los niños jugar con el muñeco y mostraron el mismo tipo de comportamiento agresivo que habían observado en el adulto.

También es posible, por supuesto, adquirir comportamientos positivos a través del aprendizaje observacional. Bandura expuso a niños que tenían terror a los perros a un modelo al cual llamaba “El Caballero Valiente”, el cual jugaba con un perro. Después del experimento, los niños que habían visto la película tenían más probabilidades de acercarse a un perro desconocido que los niños que no habían visto al “Caballero Valiente”.

Muchas conductas de las que somos capaces de realizar son aprendidas a través del aprendizaje observacional. Pensemos, por ejemplo, en la conducción de un automóvil o en pilotar un avión o en realizar una cirugía cerebral. En casos como éstos, es difícil imaginarse un aprendizaje basado en el ensayo y error, dados los altos riesgos que están involucrados en el posible error. Es necesario considerar también que no todos los comportamientos que nosotros observamos serán aprendidos o ejecutados. Uno de los determinantes de si imitaremos o no a un modelo, serán las consecuencias de su comportamiento; si observamos que un modelo recibe recompensas por su comportamiento, por supuesto que habrá una mayor tendencia a imitarlo que si recibe castigos (aún cuando el castigo recibido por el modelo no obligatoriamente evitará que se aprenda el comportamiento).

La teoría del aprendizaje social se basa en varios postulados:

1. La mayor parte de la conducta humana es aprendida y obedece a influencias ambientales más que a fuerzas internas.
2. Los principios y leyes del aprendizaje operante explican gran parte del aprendizaje humano. Justamente este postulado ubica a Bandura como continuador de la tradición conductista del aprendizaje.
3. Si bien los mecanismos del aprendizaje son, en su mayoría, conductistas en su forma, los contenidos del aprendizaje son cognitivos. Es decir, las representaciones internas del aprendizaje consisten en imágenes de hechos o en símbolos codificados que resumen los hechos y los categorizan.
4. A pesar de que los seres humanos pueden aprender mediante refuerzos directos, la forma más eficiente de aprender es la observación. La mayoría de las cosas que se aprenden de otros seres humanos los son a través del aprendizaje por observación, por lo que éste puede ser llamado también aprendizaje social o aprendizaje vicario.
5. El efecto primario del refuerzo consiste en entregar a la persona información acerca de las circunstancias que en el futuro probablemente proporcionarán refuerzo. Es decir, el conocimiento de la recompensa proporciona motivación que prepara la ejecución de una respuesta.

Según Bandura, el aprendizaje observacional se da en cuatro pasos o procesos: a) prestar atención y percibir las características más importantes del comportamiento de otra persona, b) recordar el comportamiento, c) reproducir la acción y d) estar motivado para aprender y ejecutar el comportamiento.

1) Procesos de prestar atención: Antes de que alguien pueda transformarse en modelo, el sujeto debe advertirlo. Los modelos que demuestran alta competencia, que son celebridades o que poseen símbolos de status, tienen mayores posibilidades de atraer la atención que las personas que no poseen esos atributos. Otras variables que pueden atraer la atención son la atracción, la identificación étnica, el sexo y la edad. La mayoría de los estudios sobre niños de niveles superiores de escuela primaria han demostrado que los niños imitan con más exactitud a modelos de su mismo sexo (Swenson, 1991).

2) Procesos de retención: Son los procesos por los cuales la conducta modelada es codificada en forma de memoria por el observador. Según Bandura, el ensayo (sea manifiesto o encubierto) facilita la estabilización y el fortalecimiento de las respuestas adquiridas. El ensayo impide la interferencia de otras respuestas posibles y ayuda a reforzar las respuestas modeladas; el ensayo no consiste en la mera repetición sino más bien en procesos activos de codificación. Practicar una respuesta permite que la persona compruebe si está emitiendo esa respuesta de la manera más parecida posible al modelo.

3) Procesos de reproducción motora: Este tercer proceso implica la “traducción” de las representaciones simbólicas de los estímulos modelados a actos motores manifiestos, es decir, desempeñar realmente la conducta modelada. Cuando la persona intenta “traducir” su idea de lo que el modelo hizo, compara su propio desempeño con su recuerdo de lo que vio modelado.
La reproducción motora se ve fuertemente influenciada por las diferencias físicas entre el modelo y la persona que lo imita. Aunque el autor de este libro se esforzara ensayando cómo golpear una pelota de tenis tal como lo hace el “Chino Ríos”, será imposible que logre reproducir de manera idéntica las acciones de su modelo.

4) Procesos de incentivación y motivación: Según Bandura, el refuerzo determina aquello que se advierte, aquello que se modela, aquello que se ensaya, así como aquella conducta que se emite. La expectativa de una recompensa es necesaria para la emisión de una conducta; los incentivos positivos hacen que se continúe emitiendo una conducta manifiesta.

La modelación ha sido utilizada tanto en el campo de la enseñanza como en el campo clínico, en este último caso, por ejemplo, en el tratamiento de las fobias. Una técnica interesante es la llamada automodelación, en la cual los sujetos observan registros de sus propias conductas, filmadas en video.

Un tema para reflexionar:
¿La observación de violencia y actos antisociales en los medios masivos de comunicación conduce a los espectadores a comportarse en formas similares? Debido a que la investigación del modelamiento muestra que con frecuencia las personas aprenden e imitan la agresión que observan, esta interrogante se encuentra entre las más importantes que están siendo abordadas por los psicólogos sociales.
Por supuesto, la cantidad de violencia en los medios masivos de comunicación es enorme. El número de muertes violentas, peleas y agresiones que ven los niños en televisión es inmenso. Programas tales como Power Rangers, incluyen largas secuencias de acción agresiva.

De hecho, la mayoría de las investigaciones sugieren que existe una relación significativa entre la observación de programas televisivos violentos y las demostraciones de comportamiento agresivo. Un experimento demostró que los niños que veían muchos programas violentos cuando estaban en tercer año de educación básica, fueron más tarde adultos mucho más agresivos que los que no veían estos programas. Es necesario señalar, sin embargo, que esto no prueba que el ver televisión haya causado la agresión adulta; puede haber factores de personalidad adicionales que hayan llevado tanto a un mayor interés por observar programas agresivos como a un comportamiento agresivo más elevado.

De todas maneras, la mayoría de los psicólogos expertos en el tema de la agresión están de acuerdo en que la observación de conductas violentas en los medios de comunicación masiva puede conducir a una mayor disposición a actuar de manera agresiva, así como a una insensibilidad frente al sufrimiento de las víctimas de la violencia. Parece ser que la observación de violencia disminuiría las inhibiciones contra la manifestación de conductas agresivas, es decir, que mirar violencia en televisión hace parecer a la agresión como una respuesta legítima frente a determinadas situaciones.

Por otra parte, el observar conductas violentas puede distorsionar nuestra comprensión del comportamiento de las otras personas. Por ejemplo, podemos estar predispuestos a interpretar comportamientos no agresivos como si fueran agresivos y por ello podemos responder nosotros mismos de manera agresiva. También es posible que lleguemos a una insensibilización frente a la violencia y así, lo que antes nos hubiera repugnado ahora nos produce poca respuesta emocional. Nuestro sentido del dolor y sufrimiento que produce una agresión puede disminuir y nos parecerá más fácil entonces actuar con agresividad.

Es preciso enseñar a los niños que aquella violencia que aparece en la televisión no es representativa del mundo real, que no debieran observarse los comportamientos agresivos y que la imitación de dichos comportamientos no es una conducta deseable.

Cuando se entrena a los niños en estas conductas, actúan con mucho menos agresividad que los niños que no han recibido este entrenamiento. En un experimento con niños de primer y tercer año de educación básica que veían mucha televisión, recibieron un entrenamiento durante un período de nueve meses. En este entrenamiento se les enseñó: a) que el comportamiento agresivo que se ve en la televisión no se da en el mundo real, b) que en la televisión se utilizan técnicas de cámara y trucos para aparentar agresiones, c) que en la vida real las personas buscan alternativas para resolver sus problemas sin tener que recurrir a la agresión, d) que es indeseable observar violencia en la televisión y e) formas para evitar imitar la agresión.
Los niños que recibieron este entrenamiento mostraron niveles de agresión significativamente menores que los que no lo habían recibido. Del mismo modo que las personas aprenden a actuar de un modo agresivo a través de la observación, pueden también aprender a volverse menos agresivas.
(Adaptado de Feldman, 1998)


RESUMEN
La teoría conexionista de Thorndike postula que el aprendizaje consiste en fortalecer los vínculos entre estímulo y respuesta mediante el ensayo y error. Thorndike formula una serie de leyes que rigen el aprendizaje y que son las mismas para los animales y los seres humanos. Thorndike reconoce la importancia de la actitud y la motivación del alumno en el aprendizaje.
Clark Hull entiende el aprendizaje fundamentalmente como un mecanismo de adaptación al ambiente. En su teoría intenta relacionar las variables intervinientes (internas del organismo) con las independientes (estímulos) y las dependientes (respuestas).
Skinner entrega gran importancia al reforzamiento de las respuestas, ya que el refuerzo aumenta la probabilidad de que una conducta se repita. Distingue entre refuerzos positivos y refuerzos negativos. Señala varios tipos de programas de reforzamiento. Skinner hace una profunda crítica a la educación y postula el uso de máquinas de enseñar y de instrucción programada.
Según Bandura, gran parte del aprendizaje humano se lleva a cabo mediante la observación de modelos. El aprendizaje observacional se desarrolla en cuatro procesos. Para Bandura, los mecanismos del aprendizaje son de tipo conductistas pero los contenidos son cognitivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada