Búsqueda personalizada

TRADUCTOR

lunes, 6 de septiembre de 2010

La última obra de Hawking crea polémica

Dios, Hawking y un señor de Murcia.
La última obra del científico provoca un encendido debate también entre los lectores de ABC.

Los lectores de ABC han manifestado cientos de opiniones en todos los artículos publicados sobre las conclusiones de Hawking
«El último libro de Stephen Hawking «The grand design» [...] parece haber reabierto las nunca del todo bien cicatrizadas heridas de la vieja disputa entre Ciencia y Religión». Así comenzaba el artículo que, bajo la firma de José Manuel Nieves, abordaba la opinión de Hawking, para quien Dios carece de lugar alguno en las actuales teorías científicas sobre la creación del universo.
Más de 900 comentarios de los lectores de ABC avalan la afirmación de Nieves. Las heridas siguen abiertas y han dejado prueba de ello en un encendido y brillante debate en la página de ABC.
«¿Y lo que dice Hawking es dogma de fe?», se pregunta uno de los cerca de mil contertulios de este improvisado debate. Parece contestarle otro lector que, bajo la firma de Luis Newton, asegura que «lo que Hawkings no ha llegado a entender, aparentemente, es que la esperanza no está escrita en los libros de física y que la fe va más allá que las estrellas. El mundo es muy triste si nos quedamos solamente con la Física».
Seguir el debate, las conversaciones entre desconocidos enfrentadas tecla a tecla, es tan apasionante como leer algunos de los argumentos que se cruzan. «Hawking confirma algo que ya intuyó en 1933 y confirmó en 1949 Georges Bataille (1897 - 1962) con su obra La parte maldita, que lo único escaso en Tierra es el espacio. Todo lo demás abunda hasta el extremo de crear un problema que las leyes de la naturaleza "solucionan" de continuo pero que la cultura no sólo no hace lo mismo sino que lo agrava», dice Francisco J. Muñoz de Escalona.

La lectura supera el artículo para pasar a los lectores que lo han hecho suyo.

Desde el ateísmo más absoluto, «el Señor dice que tenéis que hacer esto, el Señor dice que tenéis que hacer esto otro, ¿pero no os dais cuenta que no lo dice el Señor...? », a la Fe sin concesiones: «la Biblia es la palabra exacta de Dios, todas las supuestas contradicciones son fruto de las malas traducciones de los papistas católicos, nunca hay una contradicción que sea real. La ciencia no vale más que para mentir y renegar, todo lo que pone en la Biblia está demostrado, en cambio la ciencia se tiene que reescribir cada día. La palabra de Dios es eterna, y guiará por siempre nuestras vidas hasta que seamos arrebatados por la mano del Señor», el debate se mueve vertiginosamente entre la conversación continua -paradójico orden caótico- y la que a veces se hace particular entre dos o tres protagonistas.

Por supuesto hay quien cuestiona el debate entero:«Es muy bonito que periódicos como el ABC permitan manifestar a cada uno su opinión sobre temas sugerentes como éste. Lo peor de todo es que la gente no está preparada para opinar con rigor. Dice el 98% lo primero que se le ocurre o lo primero que siente, y eso no es opinar. La gente no sabe opinar. Y, como la opinión no es la verdad, que es una duda más o menos razonable y razonada, la mejor de las opiniones será la que más se acerque a la verdad sin que aún haya logrado identificarse con ésta», como hace Crazo.

«Nos guste o no en la esencia humana está la creencia en una trascendencia, y esto sí que es un hecho totalmente demostrado. La creencia en un Dios no es una cualidad accidental del ser humano, es una cualidad esencial», afirma un lector, escapando de afirmaciones rotundas entre uno y otro extremo.
Adolfo Flores Guevara cita a Rita Levi Montalcini – premio Nobel de Medicina en 1986 – para rebatir a Hawking: «Es la imperfección y no la perfección la que se encuentra en la base de la actuación humana. La razón es hija de la imperfección. Al ser imperfectos, los seres humanos hemos recurrido a la razón. (pág.366 Elogio a la Imperfección)»

Pero también hay posturas conciliadoras entre ambos prismas, que tratan de poner aristas nuevas al debate «según el excelente artículo, Hawking no afirma que Dios no exista, sino que no necesitamos recurrir a él cuando todo puede explicarse».
En un debate de lectura apasionante, que invita a sumarse, a rebatir, a aprobar, a disgustarse o a aplaudir y, sobre todo, a leer durante horas, tampoco falta el sentido del humor. Para los propios lectores el quinto de los comentarios más votados lo firma un lector llamado Abdeljalil: «Lo podía haber dicho antes de ramadán y nos ahorrábamos pasar sed y hambre...vaya, así que no existe, que ha sido todo una tomadura de pelo», ironiza.

La invitación a la lectura surge en esta pieza más allá del artículo, para pasar al tejado de cientos de lectores que lo han hecho suyo. Y tú, ¿qué opinas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada